-Landia

0 Flares 0 Flares ×
Landia

¿Qué significa…? ¿Cuál es el origen de…?

La Real Academia Española en el Diccionario (2001: 1347)  (1) señala que landia funciona como un elemento compositivo cuyo valor se define como ‘sitio de’ o ‘lugar de’. Este valor se asocia a la forma land presente en lenguas germánicas como el alemán o el inglés (2).De este modo, el valor primario que se puede percibir en -landia es un sentido equivalente a ‘tierra’, ‘país’ (Rodríguez González y Lillo Buades 1997: 309) en las unidades léxicas toponímicas ya consolidadas en el español, como Islandia, Finlandia o Groenlandia.

Además de estos dos valores locativos, como defiende Sánchez Lobato (2008: 240), se ha producido una extensión metonímica equivalente a ‘tienda de’ apreciable en eductos como orolandia (joyería) y fotolandia (tienda relacionada con la fotografía). Flórez (1979: 17) ya apreciaba el auge de este sentido y citaba muchas más tiendas: sandwichilandia (lugar especializado en la venta de sándwiches), tipilandia (tienda de artículos típicos), sueterlandia, motorlandia, ponylandia, pollolandia, juguetelandia, etc.

Es más la investigadora Castaneda Naranjo (2005: 16), en su análisis del parlache (3), menciona este formante como activo para indicar un genérico locativo: aburrilandia, como ‘sitio que aburre’.

Todos los valores hasta ahora señalados se corresponden con un valor locativo prominente: ‘sitio de’, ‘lugar de’; ‘tienda de’; ‘sitio que’.

No obstante, además de estos sentidos locativos, algunos autores añaden que se ha producido una evolución semántica de –landia hacia la aparición de la designación “caprichosa, irónica y humorística de ciertos países”, como recoge Pharies (2002, 379), tomando como referencia a Rainer (1993, 598-599). En otras palabras, desde los valores locativos se aprecia la aparición de una extensión irónica. Con este valor podríamos comprender el siguiente ejemplo de un periódico paraguayo: “Y el grupo de mariachilandia Plastilina Mosh actuarán en la noche” (Diario Popular, Paraguay, 4-10-2006, pág. 12). La denominación mariachilandia se emplea como equivalente de México.

En suma, desde un punto de vista semántico, es posible señalar que –landia apareció como formador y adaptador de topónimos geográficos, como ‘país de’ (como Islandia o Finlandia) y que, posteriormente, experimentó una serie de extensiones semánticas equivalentes a ‘lugar de’, ‘tienda de’, ‘lugar en el que’, y una designación caprichosa, irónica y humorística de ciertos países.

Valores de –landia:

– ‘tierra’, ‘país’.

– ‘sitio de’, ‘lugar de’.

– ‘tienda de’

– ‘sitio que aburre’

– Designación caprichosa, irónica y humorística de ciertos países

No obstante, quiero aportar una descripción de dos valores más que creo que se pueden inferir de algunos ejemplos que he encontrado en el lenguaje periodístico y que considero que no encajan completamente con los valores locativos descritos y la denominación irónica de ciertos países.

En primer lugar, a raíz de la aparición de ejemplos de uso como los siguientes, creo que se puede considerar que –landia también añade al valor locativo ‘lugar de’, ‘sitio de’ una connotación irónica y no solamente para designar ciertos países. En este tipo de ejemplos, está claro que prima el sarcasmo que el periodista quiere imprimir a su información, de modo que, en lugar de buscar otros recursos, emplea la formación de palabras para impactar.

Ejemplos que presentan este sentido serían los siguientes:

  • A pesar de que el líder socialista acumula términos como “dimisión” o chanzas como “Zapaterolandia” (La Voz de Galicia, 9 de febrero de 2011).
  • Por culpa de los caprichos de un principito consentido y adulado por los cortesanos, Sarkolandia ha dejado de ser el paraíso teórico de la democracia irreprochable, la recompensa al esfuerzo y la meritocracia erigida en religión de Estado para convertirse en una vulgar república en la que impera el poder absoluto del hiperpresidente Sarkoleón, rey sol eclipsado por el amor filial (Faro de Vigo, 18 de octubre de 2009).
  • Una nutrida representación de guirilandia animará las fiestas y saraos del Festival de Cine y alrededores (El Comercio de Gijón, 24 de noviembre de 2005, p. 65)

 Por otro lado, también considero que existe otro segundo valor que añadir a la lista de los descritos: al igual que en inglés, –landia ha tomado una relación clara con Disneylandia para pasar a designar ‘lugar de fantasía’, es más, me atrevería a describir el sentido directamente como ‘parque de atracciones de’, ‘lugar recreativo’. De hecho, este fenómeno semántico de extensión metafórica ya ha penetrado en los diccionarios, como en el caso del diccionario Oxford (en línea) que define Disneyland como:

Disneyland. noum. A theme park in Anaheim, California, that opened in 1955 [from

Walt Disney] a large, bustling place filled with colorful attractions; a place of fantasy

or make-believe (http://oxforddictionaries.com, fecha de consulta: 1º de julio de 2012).

 

Ejemplos que presentan este sentido serían los siguientes:

  • Por otra parte, en los próximos días recibirán 23.000 euros que fueron recaudados con la misma finalidad en la feria Vigolandia celebrada en Navidades (La Voz de Galicia, 30 de enero de 2011).
  • La edila de Fiestas, Cristina Escoda, y el edil de Turismo, Manuel Cabezuelos, participaron en la batalla de agua, que tuvo lugar en las instalaciones del parque acuático de Aqualandia (La Voz de Galicia, 5 de septiembre de 2010).
  • A las cuatro se pondrá en marcha, en la pista de Os Areeiros, el parque de diversión Infantilandia (La Voz de Galicia, 17 de agosto de 2010).
  • Carlos se opuso a la construcción de ʻDrácula Landia’, un parque temático sobre el famoso vampiro en Sighisoara, para conservar inalterada la ciudad medieval fortificada en que la que nació hace seis siglos Vlad (ABC, 18 de septiembre de 2006).

 En resumen, consideramos que, a los valores locativos y a la designación caprichosa y humorística de ciertos países, se podrían añadir dos valores más de ‘-landia’:

a. Denotativo: ‘lugar de fantasía’, ‘parque de atracciones’, ‘lugar recreativo’.

b. Connotativo: designación irónica y sarcástica de un lugar y no solamente de ‘ciertos países’ como se había descrito en la bibliografía consultada.

 

NOTAS:

(1)  DRAE (2001:1347): “-landia. 1. elem. compos. Significa ‘sitio de’, ‘lugar de’, generalmente en nombres propios. Zumolandia, Fotolandia”.

(2) El diccionario Oxford define -land como: “noun. […] a country or state: the valley is one of the most beautiful in the -land the -lands of the Middle East. [in combination] a particular sphere of activity or group of people: the blunt, charmless climate of techno-land. a conceptual area: you’re living in a fantasy-land”. Por otro lado, García Palacio (2001, 5): “Aunque la base -landia procede del inglés -land (’tierra, país’) y, éste a su vez del germánico  -landam”.

(3) Dialecto social de carácter argótico de los jóvenes de sectores populares y marginales de Medellín, Colombia.

 

OTRAS NOTAS:

Podéis consultar el texto completo de un artículo que he escrito en la revista argentina Signo y seña en su página web: http://revistas.filo.uba.ar/index.php/sys/article/view/20

 

BIBLIOGRAFÍA:
· Castaneda Naranjo, L. S. 2005. “Procedimientos morfológicos en la creación y transformación léxica del parlache”. Ikala – Revista de Lenguaje y Cultura,10: 245-277. 

·  Flórez, L. 1979. “Muestra de formas nominales en uso”. Thesaurus, 34.1-3:1-49.

· García Palacios, J. 2000. “La quimera del euro: Acerca de algunos elementos compositivos en español”. Revista de Lexicografía, 7: 33-62.

· Oxford University Press. 2012. Oxford Dictionaries: The wold’s most trusted dictionaries. Oxford: Oxford University Press. http://oxforddictionaries.com

· Pharies, D. 2002. Diccionario etimológico de los sufijos españoles y de otros elementos finales. Madrid: Gredos.

· Real Academia Española. 2001. Diccionario de la lengua española. Madrid: Espasa. http://lema.rae.es/drae/

· Rodríguez González, F. y A. Lillo Buades. 1997. Nuevo diccionario de anglicismos. Madrid: Gredos.

· Sánchez Lobato, J. 2008. “Procedimientos de creación léxica en el español actual”. En F. Vilches Vivancos, coord., Creación neológica y la sociedad de la imaginación, 233-262. Madrid: Universidad Rey Juan Carlos.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 0 Email -- Pin It Share 0 0 Flares ×