El estilo indirecto: ¡En su sitio!

12 Flares 12 Flares ×

Hoy os presento una actividad que me funciona muy bien cuando me enfrento al “estilo indirecto”. En mi caso, lo planteo como tarea final de refuerzo y de consolidación de los contenidos que ya hemos trabajado.

¡En su sitio!” me gusta mucho porque conecta con la esfera personal de los estudiantes y con sus emociones más íntimas. Por ello, esta propuesta didáctica fomenta que practiquen con más soltura y fijen mejor los contenidos que quiero transmitirles. Por otro lado, normalmente se genera un ambiente distendido, lúdico y muy divertido que contribuye a mantener (o a conseguir) un clima relajado en el aula y a mejorar la dinámica del grupo.

Creo que es fácilmente adaptable a las sesiones o a las actividades que ya tengáis diseñadas. Os animo a que la llevéis a clase bien como contenido central del estilo indirecto, bien para poner el colofón perfecto a otras que ya hayáis hecho ¡Contadme qué resultados os da!

Datos técnicos

Nombre de la actividad: “¡En su sitio!

Nivel recomendado: B2 (o más)

Destreza que predomina: oral

Tipo de actividades: comprensión auditiva y lectora, expresión e interacción oral.

Contenidos gramaticales: el estilo indirecto (funciones, cambios deícticos, correspondencia temporal).

Contenidos funcionales: reproducir un mensaje, transmitir información diferida, hacer referencia a un discurso pasado, uso de expresiones citativas.

Contenidos léxicos: las relaciones familiares, las diferencias culturales, el desarrollo personal.

Contenido cultural: si se considera oportuno, se puede vincular esta actividad al Día de la madre y, de ese modo, aprovechar para conectarla con el contexto hispanoamericano y promover también el conocimiento intercultural.

Tareas

Comenzamos la sesión proyectando una imagen similar a la siguiente (en caso de que no sea posible, puedes dibujar unos bocadillos en el encerado, entregar una fotocopia…). Esta es original de Padylla que es un humorista gráfico:

567b2951ae3a9275285c2c5dab476e40

Si os atrevéis, podéis comenzar contando una “anécdota” divertida (real o ficticia, en mi caso era real) sobre algo que vuestra madre solía deciros. Esto es una opción que funciona muy bien. Yo lo planteé como algo gracioso y muy teatral: “…pues mi madre me decía siempre -algo muy típico de una madre gallega- que tuviese cuidado de no caerme y cuando ya me había caído al suelo, siempre me decía: ¡te vas a caer!…” o cualquier comentario similar. Aquí también nos acercamos a ellos contándoles un poco más de nuestra vida personal, cosa que seguro que captará su atención. Otra opción más impersonal es preguntarles directamente qué opinan sobre esta viñeta.

Hemos comenzado a usar el estilo indirecto intuitivamente. Si queréis ayudarles a reforzar su organización analítica de los conceptos gramaticales, podéis acompañar las tareas prácticas de reflexiones teóricas, depende de vosotros. Del mismo modo, el material de apoyo que uséis dependerá de los recursos de los que dispongáis, de las opciones que decidáis llevar a cabo y de las modificaciones que queráis hacer en esta propuesta.

Para evitar herir sensibilidades (nunca se sabe qué circunstancias personales tienen los estudiantes, pero si las conocéis podréis considerar mejor si esta actividad es apta para vuestro grupo) os recomendaría que a la hora de plantear las preguntas añadáis a vuestro discurso frases como “quien dice vuestra madre, dice vuestro padre, abuelos… cualquier persona de la familia con quien vivíais cuando erais pequeños”.

Cuando ya hayan comenzado a soltarse, podéis hacer una lista de frases típicas de una madre española (gallega, boliviana o lo que corresponda).

Yo, como os decía antes, teatralizo mucho y les pongo en el encerado frases que voy conectando con historias que les cuento. Con las que más me identifico y con las que tengo historias más simpáticas son:

– ¿Vas a ir así vestida? (joven e incomprendida con mi estilo)

– Te conozco como si te hubiese parido (-nota humorística- reflexiono irónicamente: eso creía yo, ¿acaso no eres mi madre?, ¿es una pregunta trampa?)

– Y si fulanito se tira a un pozo, ¿tú te tiras detrás? (siempre tuve la tentación de decir sí…)

Les cuento un par de ellas -recordad que debéis intentar utilizar verbos introductorios en pasado como “siempre me decía”-. Os dejo aquí algunas sugerencias más que quizás os “inspiren” para hacer la misma teatralización más personalizadamente:

– Mientras vivas en mi casa, harás lo que yo digo

– Esto no es un hotel

– ¿Es que acaso soy yo el Banco de España?

– Ponte las zapatillas que te va a coger el frío

– ¿Hablo en chino o qué?

– Ni la pera, ni el pero (cambio lúdico de género que sigue provocando que me ría sola).

– Porque lo digo yo y punto.

– De la mesa no te levantas hasta que hayas terminado de comer todo.

 zumofondomarco copy                cobrar

(Imagen original de http://www.mummyandannie.com/)(Imagen original de https://www.behance.net/gallery/9753641/Gracias-Mama)

Probablemente, llegados a este punto estén rabiosos por aportar sus experiencias. En este momento, seleccionaremos un par de estudiantes para que comenten su historia en alto y mostraremos una reacción muy “empática”. En el encerado (o en la fotocopia que hayamos entregado o en lo que estemos proyectando) deberíamos tener unas frases clave que ya hayamos usado para que ellos sean capaces de reproducir el estilo indirecto: siempre me decía, me solía decir que… De este modo practicarán la estructura del estilo indirecto y las formas de pasado y evitaremos la tentación de hablar en presente.

Después de darle el turno de palabra a varias personas, les agruparemos para que entre ellos hagan un diálogo en petit comité que les ofrezca más oportunidades de producir output.

A continuación, haríamos una puesta en común. Aquí se podrían exprimir las diferencias culturales, ya que, en función del país o región, las frases cambian. Según tengo entendido, en Alemania cuando un niño no quiere comer le amenazan con que al día siguiente va a llover.

Luego podríais hacer una lectura comprensiva de algún artículo de prensa que trate sobre este tema -como los que os dejo a continuación- para finalmente entre todos hacer una votación de las 10 frases más míticas de las madres.

Esas frases típicas de las madres

10 frases típicas de madre

¿El final perfecto? Un monólogo del maestro Piedrahita. Quizás un poco complicado para un B2, pero si lo usamos llegados a este punto y con una buena explicación será un final apoteósico. En caso de que fuese necesario, le podríais pasar la transcripción.

Podcast de No es un día cualquiera (a partir del minuto 8).

¿Una variante?

La última vez que llevé esta actividad a un grupo de B2 surgió una conversación inesperada que proporcionó muchos comentarios: frases típicas de profesores ¡Fue muy divertido! Luego yo jugué con mi baza: “frases típicas de alumnos”. Quizás sea una vía para explorar nuevas actividades.

Espero que os haya parecido interesante, práctica, divertida y eficaz esta propuesta. Como ya os he dicho, ¡a mí me encanta!

————-

Aquí os dejo algunas de las múltiples propuestas para trabajar el estilo indirecto de otros compañeros que tan generosamente han compartido sus trabajos. Quizás os ayude a completar vuestras unidades didácticas.

Me han dicho que… de Paz Bartolomé

Estilo indirecto de ProfeDeELE.es

Estilo indirecto de Con Ele de lengua extranjera por Amor Chárlez Sender

Oído musical de Victoria Veiguela

El profesor dijo que el estilo indirecto no es difícil de José Rovira Collado

Estilo indirecto del Centro Virtual Cervantes

12 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 2 Email -- Pin It Share 10 12 Flares ×